El Sr. Ignacio Andrés Lupani Stewart Usher no cumplió una buena labor en la noche del sábado. Fue asistido irregularmente por el Sr. Andrés Barbieri como Primer Juez Asistente y mucho mejor por el Sr. Diego Martín Barone como Segundo Asistente. En tanto, el Sr. Tomás Alejo Diulio fue el Cuarto Hombre (impuesto por la televisación).

a-lup

Lo dicho, el Sr. Lupani no manejó bien las distancias de un diminuto campo de juego. Dirigió el encuentro prácticamente rodeando el círculo central, metiendo pocas diagonales (menos profundas), quedando en varias ocasiones tapado por la montonera de jugadores que con mucha torpeza reventaban el balón de un lado hacia el otro. A eso le sumó que en muchas oportunidades decidió dividir el fallo a favor del equipo local, aunque también debe decirse que no le sancionó favorablemente un penal y al menos debió expulsar por doble amarilla a un jugador “Calamar”.

Primer Tiempo para el olvido

Vayamos por partes. En el minuto 10, el volante ofensivo Ezequiel Aguirre ingresaba en diagonal hacia el área penal de Platense cuando Emanuel Carreira lo tocó abajo. La pelota siguió el curso dado por el atacante, pero el cuerpo cayó talado por el volante central de Platense. Lupani dio continuidad de juego, salvándose Platense de un penal y Carreira de una amonestación que le hubiese costado seguir en el juego tempranamente.

En el minuto 14 también debió amonestar al debutante Nazareno Fernández Colombo cuando le fue muy mal de atrás a Fernando Enrique. En esta oportunidad, Lupani sancionó la infracción pero le “perdonó la vida” al chico, quien por esos momentos del encuentro la pasaba futbolísticamente mal con los desbordes del hijo de ex campeón del mundo Héctor Enrique y del experimentado lateral Andrés Manzanares.

Acertadamente suspendió el encuentro por espacio de tres minutos (del 17 al 19) por haber simpatizantes de Defensores de Belgrano subidos al alambrado perimetral de la tribuna popular, hecho que se repetiría cercano a la finalización del partido y que no fue debidamente advertido.

En el minuto 20 fue advertido por el Primer Asistente de un fuera de juego del delantero Soriano, pero como Platense recuperó el balón y se encontraba en situación favorable decidió darle continuidad al juego, agradeciéndole al Sr. Barbieri por su trabajo en lo que quizás fue uno de los pocos aciertos que tuvo el Juez Principal en fallos de mediana a alta importancia.

Amonestó correctamente a Leonardo Talamonti en el minuto 24 por ir peligrosamente sobre el físico de Andrés Soriano, acción que se repetiría en el complemento pero a la inversa (de Soriano a Talamonti), no siendo esta acción sancionada con infracción (mucho menos ajusticiada con tarjeta)
También debemos mencionar que el defensor local Alan Giménez debió ver la tarjeta amarilla en el minuto 27 por una dura entrada sobre Vazzoler. En esta acción, la continuidad fue bien otorgada porque Platense continuaba administrando la pelota, pero cuando el juego se detuvo debió haber llamado al “6” de Defensores para mostrarle la cartulina amarilla.

Entiendo que no registró debidamente la acción. En el minuto 32 se apoyó en su Primer Asistente, quien le sancionó una infracción de Carreira sobre Aragón por la que terminó siendo amonestado, si bien es cierto que ambos jugadores se venían agarrando de sus camisetas en la disputa del balón. De haberse cobrado el penal cometido por Carreira en el minuto 10, Platense debió haberse quedado allí con diez jugadores.

En el minuto 33 advirtió por primera vez a los jugadores de ambos clubes por los empujones que se daban en el área de Platense antes del lanzamiento de un tiro de esquina. Estas “advertencias” son realmente risueñas, puesto que agarrones, empujones, manotazos, trompadas, patadas, rodillazos, pellizcos y cualquier otra clase de deslealtades entre colegas son comunes en todas las pelotas paradas hacia un área.

Finalizo su labor de la primera etapa con la amarilla a Leandro Kuszko en el minuto 39 por interrumpir con un agarrón (acción antideportiva) a un rival cuando Defensores contragolpeaba. El fallo fue el correcto.

Segundo tiempo del mismo nivel

En el complemento las cosas no mejoraron. Si bien gracias al quedo de Defensores y el empuje de Platense el partido se hizo un poco más abierto, Lupani continuó lejos de las acciones y complicado para fallar.

En el minuto 9 amonestó a Iván Nadal por una patada sobre el pecho de Alejandro Quintana. Para muchos quizás debió ser de expulsión, pero aquí interpretó correctamente, puesto que Nadal no vio venir al delantero y quiso rechazar hacia atrás el balón, encontrándose con la humanidad del otro ex Huracán que lo atosigaba.

En el minuto 18 se produjo una jugada que traería aparejada una seguidilla de polémicas. Tras el remate de Kuszko que es resuelto con dificultad por Anconetani –quien da rebote-, Goux le devuelve el balón a su arquero y éste, amenazado por un atacante, no tiene más opción que tomarlo con la mano. Lupani entiende que hubo pase al arquero. Y lo hubo. El tema fue lo que siguió. En otra acción que deberá ser revisada en algún momento por la Board de la F.I.F.A., el tiro indirecto dentro del área penal se realizó muy cerca del borde del área de meta. Esto obligó a que casi todos los jugadores de Defensores de Belgrano se pararan sobre la línea de gol, más un par de Platense que intentaron pararse delante del nervioso arquero.

¿Resultado? El experimentado armó el show y amén de ser amonestado se llevó consigo hacia el tarjetero a Adrián Reta, aparte de consumirle tres minutos vitales al juego. El resultado fue una pasmosa lentitud de Loreice para tocarle el balón a un inentendible Carrasco, que tomó demasiada carrera y que para cuando le tocó rematar ya tenía encima tanto a Anconetani como a dos defensores del equipo local. Para muchos pareció haber mano. A mí me da la sensación que la pelota rebotó en el arquero. Como sea, imposible de ver en esa fracción de segundo por parte del Juez por la violencia del remate y la cercanía del rechazo.

Lo dicho anteriormente, en el minuto 26 debió amonestar a Soriano por planchazo sobre Talamonti, y en el 30 Escobar hizo lo propio con Carreira, todas acciones que tuvieron continuidad y que ni siquiera fueron sancionadas con infracción.

Así las cosas, puede redondearse diciendo que lamentablemente el Sr. Lupani tuvo una mala noche. Es evidente que se encuentra acomodando su estilo de arbitraje a uno que sea más aceptable para la Escuela pero que se aleja un tanto en sí de lo que debe ser la correcta y equilibrada administración de la Justicia Deportiva. Es entendible desde el costado del árbitro que quiere progresar en su carrera en sí. Ojalá no le termine pasando en su casi seguro derrotero futuro de Primera División lo que les sucede a la mayoría.

La noche del Primer Asistente

El Sr. Andrés Barbieri, experimentado Asistente de Primera División, también tuvo una noche floja. Le cuento como acierto el fuera de juego de Andrés Soriano que le sanciona a Lupani en el minuto 20 de la primera etapa y que el Juez decide no sancionar para darle continuidad al juego por encontrarse Platense con la administración del mismo. Pero en el minuto 32 del primer tiempo pareció pesarle la cercanía de la platea local y de su popular cuando sancionó como infracción el agarrón de Carreira sobre Aragón (que fue mutuo y que había sido comenzado por el jugador local), lo que le hizo valer al volante visitante una amonestación. En el complemento, sobre el minuto 47, en una posición similar sanciona de manera erróneamente favorable un lateral para Defensores de Belgrano tras una pelota que claramente Ricardo Vera había hecho rebotar en Iván Nadal. Ay…

La noche del Segundo Asistente

El que “salvó la ropa” de la Asociación Argentina de Árbitros en esta ocasión fue el Sr. Diego Martín Barone, quien se mostró atento, concentrado y colaborativo con las acciones del juego. En el minuto 16 acertó la jugada más fina del partido, el fuera de juego de Carrasco tras la construcción de una doble pared con Palavecino que interpretó sabiamente Luciano Goux, quien como último hombre da el paso adelante en el momento preciso. La jugada es meritoria en sí por la velocidad de sus intérpretes y por la carrera que el Asistente venía desarrollando. También se involucró en la sanción de infracciones tales como la de Quintana sobre Giménez en el minuto 42 de la primera etapa, y la de Fernández Colombo sobre Buono cuando el partido se moría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here