Chmil ya es Calamar

Eric Chmil es oriundo de Santa María de Punilla (Provincia de Córdoba), un pueblo situado a 50 kilómetros al Noroeste de la Ciudad de Córdoba. Nació un 16 de Mayo de 1985. Mide 1,78 metros, es volante central, y formará parte del plantel del Club Atlético Platense que disputará el Torneo “Transición 2016” de la Primera División “B” Metropolitana.

Chmil Flandria

Por Juan Pablo Cuello Morales
TRAYECTORIA

Su formación futbolísitca se produjo en el Club Atlético Las Palmas de la Ciudad de Córdoba, club que actualmente milita en el Torneo Federal “B”. Debutó en la Liga de la Asociación Cordobesa en el año 2004. En el año 2005 fue cedido a préstamo al Club Atlético Avellaneda, regresando a Las Palmas a comienzos del 2006. Por aquellos tiempos, Las Palmas participaba tanto de la Liga local como del Torneo del Interior.

Chmil en Juventud AntonianaSus buenos desempeños llamaron la atención de un club grande del noroeste argentino. Emigró a Salta para jugar por primera vez en Juventud Antoniana (2006/07). Su primer paso por aquella Institución fue algo agridulce, puesto que a comienzos del año 2007 tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en su rodilla derecha a raíz de una lesión.

A pesar de ello, tras un buen regreso, despertó el interés de un club que por aquel entonces militaba en Primera División. Desechando una oferta para jugar en Talleres de Córdoba, fue así que a mediados del 2007 desembarcó en Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Solamente pudo jugar los 45 minutos finales de un partido empatado en 1 ante Rosario Central en Arroyito (reemplazó a Ezequiel Garré), y el primer tiempo del choque ante Argentinos Juniors (otro empate en 1), durante el Torneo “Apertura 2007”. Aquellos 90 minutos fueron los únicos de Chmil en el fútbol grande de nuestro país.

270658_2274821392876_1587470_nFinalizada la temporada, Chmil fue seducido para incorporarse al recientemente ascendido San Martín de Tucumán de Carlos Roldán. De esa manera, hubiese continuado jugando en Primera División, pero surgió la chance de poder jugar en un “grande” de su provincia, Belgrano de Córdoba, equipo que por aquel entonces jugaba el Torneo Nacional “B” y que mantenía sólidas relaciones institucionales con el Club Las Palmas. Fue así que formó parte de aquel plantel “Pirata” durante el segundo semestre del 2008.

Sin lugar en el equipo, Chmil debió resignar y descender a jugar el por entonces Torneo Argentino “A” con Racing de Nueva Italia (Córdoba). Solamente estuvo seis meses allí hasta que se dió la chance de poder regresar a Juventud Antoniana, donde había dejado buenos recuerdos.

En Juventud jugó durante la Temporada 2009/10. Fueron un total de 21 partidos, habiendo marcado 3 goles, recibido 15 amonestaciones y 2 expulsiones.

Chmil en Central Norte de SaltaLas vueltas de la vida hicieron que la siguiente temporada se “cruzara de bando” y defendiera por primera vez los colores de Central Norte. En el “Azabache” dejó un grato recuerdo, pero tras una temporada (2010/11) cambió de provincia y se mudó a Santiago del Estero, donde jugó para Central Córdoba (2011/12) Todos estos equipos disputaron ediciones del Torneo Argentino “A”.

Cuando parecía tener todo acordado para regresar a Central Norte, apareció en el camino una Institución del Nacional “B” que lo tentó para defender su camiseta. Fue así que desembarcó en Crucero del Norte (2012/13), jugando allí 25 partidos, marcando 1 gol y recibiendo 8 amonestaciones.

Luego de su paso por Misiones regresó finalmente a Central Norte. Estuvo allí durante el Torneo 2013/14, que culminara con el descenso del “Azabache” al Torneo Argentino “B”. Chmil jugó 22 partidos, recibiendo 7 amonestaciones y 2 expulsiones. Como corolario de la mala campaña protagonizada por el equipo en general, debe decirse que en Febrero de 2014 Chmil había amagado con abandonar la Institución salteña tras protagonizar una discusión con agresiones físicas incluídas con un dirigente del Club. A pesar de haber sido acusado de querer irse a jugar a otros clubes (sonaban San Lorenzo de Alem y Gimnasia de Mendoza), Chmil se quedó hasta finalizar su vínculo. Su nuevo horizonte sería la Provincia de San Luis.

 

Chmil y Rezzónico
Eric Chmil (parado al lado del capitán) junto a Juan Pablo Rezzónico (parado primero de izquierda a derecha)

El segundo semestre del año 2014 lo encontró jugando en Juventud Unida Universitario. Allí compartió plantel con el ex Platense Juan Pablo Rezzónico, dividiendo opiniones acerca de su rendimiento.

12074705_538436736313137_4552968534527625055_nFinalmente, en el año 2015 se le dio la oportunidad de poder mostrar sus condiciones en el ámbito metropolitano. Se incorporó a Flandria. En el “Canario” jugó 36 partidos, marcó un gol (a Villa San Carlos, en la Fecha 37), recibió 9 amonestaciones y una expulsión.

Fue reconocido como uno de los jugadores de mejor rendimiento a lo largo del irregular torneo protagonizado por los de Jáuregui, y la intención de la Institución era retenerlo, pero Chmil optó por Platense tras una puja que existió con Tristán Suárez por contar con sus servicios para la temporada 2016.

De esta manera, resumimos su carrera como futbolista profesional destacando que ha jugado un total de 232 partidos en 10 años de carrera, habiendo marcado 7 goles.

CARACTERÍSTICAS

Apodado “El Cabrito”, Chmil se destaca por ser un mediocampista central que rinde mejor cuando se tira hacia la izquierda. Se destacan como fortalezas su juego aéreo, el manejo del balón con ambos pies, contar con buenas cualidades para el juego corto y la distribución, y ser reconocido como un marcador “pegajoso”.

Otra cuestión a tener en cuenta es que tras aquel problema en su rodilla derecha, Chmil no ha mostrado tener lesiones graves o de consideración, siendo un jugador del cual se puede disponer físicamente de manera completa. Una muestra fue la última temporada en Flandria, donde únicamente no jugó por suspensiones, siendo reemplazado tan solamente en un partido (Fecha 12, ante Riestra, decisión táctica de De La Riva al necesitar el “Canario” encontrar la igualdad en el partido).

A lo largo de su carrera ha sido dirigido por entrenadores tales como Marcelo Bonetto, Dalcio Giovagnoli, Gustavo Coleoni, Huber Piozzi, Carlos Ranalli, Felipe De La Riva, Fabián Desarrasqueta, y la dupla conformada por Favio Orsi y Sergio Gómez, entre otros.

Se entiende que la apuesta de Chmil tiene que ver con tener un mediocampo central de generoso despliegue físico, capaz de jugar con precisión a un toque y de distribuir de manera cruzada para propinar la apertura del campo de juego, y que cuente con la voz de mando necesaria para empujar y/o sostener al equipo.

Justamente dicho sector es uno de los que se necesitaba reforzar con suma urgencia ante las salidas de Gianunzio y de Morales y ante la falta de rodaje del material juvenil que pudiese complementarse en dicho rol.De esta manera, acuerda su incorporación a Platense un jugador con experiencia pero no por ello veterano, capaz de poder trabajar como volante central único o en tándem con un compañero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *